Congreso internacional «Los últimos años de la vida de Pablo»

El acto de inauguración fue presidido por el Sr. Arzobispo, Mons. Jaume Pujol, con la presencia de la vicepresidenta del Gobierno de la Generalitat de Catalunya, Joana Ortega, el vicario general de la archidiócesis, Mn. Joaquim Fortuny, el decano-presidente de la Facultad de Teología de Cataluña, Dr. Armand Puig, y el director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas San Fructuoso, Dr. Josep Maria Maria Gavaldà. Entre las autoridades civiles se encontraban el delegado del Gobierno de la Generalidat en Tarragona, Quim Nin, el teniente de alcalde del Ayuntamiento de Tarragona, Xavier Tarrés, el vicepresidente de la Diputación de Tarragona, Albert Vallvé; el secretario general de la Univertitat Rovira y Virgili, Antoni González, el director general para los asuntos religiosos de la Generalitat de Catalunya, Enric Vendrell; la directora de los Servicios Territoriales del Departamento de Gobernación y Relaciones Institucionales, Dolor Murillo y el Director de los Servicios Territoriales de Cultura, Jordi Agràs, entre otros.

Lección inaugural

El profesor John Barclay (Durham, Inglaterra) impartió la lección inaugural con el título «Los últimos años de Pablo: las cuestiones planteadas». Barclay subrayó tres aspectos principales que durante los días del Congreso se intentarían abordar. En primer lugar, los problemas históricos que existen a partir de las diversas fuentes de información disponibles como el Evangelio de Lucas, los Hechos de los Apóstoles o textos apócrifos que pueden aportar luz, y el interés tanto de los primeros cristianos como en el actualidad de saber qué pasó en los últimos años de Pablo y las cuestiones que a partir de aquí surgen, como por ejemplo, cuál fue la relación de Pablo con las autoridades romanas o los judíos, de los que le acusaban las autoridades romanas o, simplemente, como murió. «El silencio del evangelista Lucas sobre los últimos años de la vida de Pablo es sospechoso» -explicaba Barclay- «y hace pensar en la figura de Pablo como un apóstata judío. Y añadió: «El juicio de Pablo tiene algo que ver con el incendio de Roma del año 64 dC bajo el imperio de Nerón?»

Por su parte, la vicepresidenta del Govern, Joana Ortega, felicitó el INSAF para hacer posible este Congreso. Ortega destacó la energía y fuerza que tanto caracteriza a San Pablo y que gracias a este esfuerzo hoy en día el cristianismo es universal. «Deseo que las conclusiones afiancen que San Pablo llegó a casa y sino no importa, sus valores serán siendo nuestros», concluyó.

Finalmente, el Sr. Arzobispo declaró abierto el Congreso internacional de San Pablo. «Esperamos que el Congreso que hoy inauguramos marque un hito importante en los estudios paulinos y que sea recordado y citado internacionalmente como el Congreso de Tarragona.» En su parlamento también hizo referencia a la carta escrita por los obispos de la Conferencia Episcopal Tarraconense en el año 2008 titulada Pablo, «Apóstol de nuestro pueblo» con motivo del Año Jubilar Paulino ya un fragmento de la Passio Fructuosi donde se da a entender que la comunidad cristiana de Tarraco apreciaba el testimonio de Pablo y reconocía el obispo Fructuoso como un Pastor según el modelo del apóstol.