Presentació del llibre ‘Més enllà del vi_DOQ Priorat’

El director del Parque Científico y Tecnológico de Turismo y Ocio de Vila-seca y Decano de la Facultad de Geografía de la Universidad Rovira i Virgili (URV) presentó ante los medios de comunicación el martes día 18 de septiembre, en el Aula Sant Magí del Centro Cultural Tarraconense el proyecto editorial «Más allá del vino.» Los autores del proyecto, Sebastiano Alba y Eduardo Soler, valoraron las luces y las sombras de la única Denominación de Origen Cualificada de Cataluña, DOQ Priorat.

Salvador Anton valoró una tarea de divulgación editorial que supone «un modo nuevo de ver el vino del Priorat, de entender mejor la DOQ, el territorio, el paisaje, y sobre todo las personas, sus itinerarios personales y vocaciones específicas al vino y hacia el territorio, personas que lideran procesos, que acompañan este liderazgo y que tienen una voluntad firme de futuro en relación al vino y al territorio.» En este mismo sentido, los autores de la obra, Sebastiano Alba y Eduardo Soler, subrayaron que el Priorato, como comarca, necesita apostar por la calidad, «no sólo en el vino, sino en la hospitalidad y en todo el que rodea a la experiencia.»

De cara al futuro, Sebastiano Alba, opinó que «tras la crisis el vino del Priorat será un vino más humanizado, además de tocar de pies en el suelo, tanto a nivel de precios como principalmente en las relaciones con su entorno». A su juicio, la crisis en el sector del vino, al igual que en otros ámbitos, «es una crisis de valores, y en el Priorat la superarán aquellos capaces de rescatar el valor del sacrificio.»

«Más que un libro – concluye Salvador Anton – es un proyecto poliédrico que hace referencia a una visión de lo que significa la producción de vino, los retos éticos de la sociedad, y un estilo y una determinada manera de hacer las cosas; enlaza directamente con los cuatro vectores de desarrollo que identificamos a medida de los 90 por el potencial del Priorat: naturaleza, preservación ambiental, el sector ‘hermano’ del aceite y en busca de trascendencia espiritual.»

Diàleg Missió-Cooperació

El Centro Tarraconense acogió el lunes 17 de septiembre el primer diálogo Misión-Cooperación, organizado perla Delegación Diocesana de Misiones, bajo el título «Interpelación desde la mutua experiencia de Proyección personal al lado de los empobrecidos». El encuentro, con una notable afluencia de público, consiguió un intercambio informal de experiencias e inquietudes desde la doble perspectiva que ofrece el trabajo de los misioneros y los cooperantes internacionales. Por ello se contó con la participación de Mons. Luis Solé Fa, obispo de Trujillo con una dilatada trayectoria en las comunidades indígenas de Honduras, y el Dr. Xavier Manubens Bertran, traumatólogo que trabaja desde hace más de una década en varios proyectos de la India, Haití y Chad. Moderó el encuentro el abogado y escritor Danel Arzamendi Balerdi.

El desarrollo del diálogo permitió analizar diferentes aspectos de esta tarea, como las coincidencias y diferencias entre ambos ámbitos, la adecuada perspectiva personal con la que se ha de afrontar la cooperación, la necesidad de moldear el objeto y circunstancias de la tarea al destinatario de la misma, los efectos de la crisis económica en los programas de ayuda a los países en vías de desarrollo, el intercambio de ópticas y valores que supone la colaboración con estos pueblos, o la conveniencia de dar un nuevo impulso al voluntariado.

El Centre Tarraconense El Seminari obre les seves portes

El Centro inauguró el miércoles día 25 de enero, solemnidad de la Conversión de San Pablo, en un acto multitudinario, la primera fase de remodelación del edificio del Seminario, correspondiente al claustro de Sant Pau.

Este nuevo Centro Tarraconense El Seminario nace con la voluntad de ser un espacio de diálogo entre la fe y la cultura, con la clara apuesta de ofrecer un servicio a la sociedad. La nueva evangelización, con la presencia de mons. José Octavio Ruiz Arenas, secretario del Consejo pontificio para la nueva evangelización, tuvo un papel destacado en el acto.

La celebración contó con la presencia del vicario general del Arzobispado, Mn. Joaquim Fortuny, el delegado del gobierno de la Generalitat de Cataluña en Tarragona, Sr. Joaquim Nin, el presidente de la Diputación de Tarragona, Sr. Josep Poblet, la portavoz del Ayuntamiento de Tarragona y teniente de acalde, D ª. Begoña Floría, el teniente de alcalde de Espacios Públicos, Sr. Xavier Tarrés, el vicepresidente de la Diputación de Tarragona, Sr. Albert Vallvé, la directora de los Servicios Territoriales de Gobernación y Servicios institucionales en Tarragona, Sra. Rosanna Camps, el decano de la Facultad de Teología de Cataluña, Dr. Armand Puig, el presidente del Consejo Comarcal del Tarragonès, Sr. Frederic Adan y el secretario general de la Universidad Rovira i Virgili (URV), Dr. Antoni González, entre muchas otras personalidades del ámbito eclesiástico, político, institucional, cultural y social.

La directora del Centro Tarraconense El Seminario, la Sra. Marisa Jiménez, fue la encargada de dar la bienvenida a los numerosos asistentes destacando el magnífico entorno que acogía el acto. «Es un edificio que nos interpela sobre cómo debemos conjugar hoy la tradición eclesial con los signos de los tiempos, un espacio situado en la acrópolis de Tarragona que nos remonta al siglo II aC con la visualización de la muralla romana, en el siglo XIII con la capilla de San Pablo, y en el siglo XIX, ya que el edificio fue construido entre los años 1833 y 1888», dijo Jiménez.

A continuación, el turno de palabra fue para el director del Instituto de Ciencias Religiosas San Fructuoso (INSAF), Dr. Josep Maria Gavaldà, quien destacó que «este edificio centenario, gracias a las importantes obras de remodelación, se convierte hoy un complejo pastoral, académico y cultural propio del siglo XXI. Pasado, presente y futuro se conjugan bellamente en este claustro que hoy inauguramos». Mn. Gavaldà aseguró que las palabras de mons. José Octavio Ruiz serán un aire fresco que «enciende de nuevo las brasas». «Porque de brasas tenemos, y desde hace siglos, pero conviene que alguien las remueva», explicó refiriéndose a la remota tradición cristiana de la Iglesia de Tarragona. Mn. Josep Maria Gavaldà pidió transmitir una idea al Presidente del Consejo pontificio para la promoción de la nueva evangelización, mons. Rino Fisichela. «Si usted considera que este lugar donde nos encontramos fue el último en la misión paulina, se podría considerar como el lugar desde el que es necesario emprender una nueva evangelización».

El Sr. Arzobispo de Tarragona, Mons.. Jaume Pujol, expresó su deseo personal y de la archidiócesis que el nuevo centro pueda secundar las iniciativas de este nuevo Consejo pontificio, creado por el papa Benedicto XVI en septiembre de 2010. «Este centro tiene una vocación especializada de ser en la Iglesia un atrio de los gentiles, lugar de diálogo con todos aquellos que buscan a Dios, lugar de comunicación del evangelio y de encuentro con Jesús», especificó, y apuntó, también, que este proyecto apenas se empieza en un momento en que Benedicto XVI ha anunciado la celebración del Año de la fe. «Terminada la segunda fase de obras, la Iglesia podrá abrir las puertas a la sociedad y ofrecer el inmenso saber teológico que guarda la biblioteca histórica del Seminario», concluyó.

Los laicos, un papel fundamental en la nueva evangelización

Mons. Ruiz destacó que los laicos juegan un papel fundamental en la nueva evangelización, ya que a través de ellos -los hombres y las mujeres- se puede llegar a muchos ambientes diferentes que de otra manera sería imposible de estar presentes. «Cada uno, desde donde sea, está llamado a anunciar el Evangelio». Para llevar a cabo esta acción, mons. Ruiz Arenas resaltó la importancia de la formación, para convertirse en auténticos misioneros, auténticos comunicadores del evangelio. El prelado explicó que la familia es el primer agente evangelizador en nuestra sociedad. «Hoy más que nunca nos corresponderá ser evangelizadores en nuestros ambientes.»

Sobre el papel de los nuevos evangelizadores, el arzobispo Ruiz puntualizó que no se trata de repetir fórmulas o mensajes, sino de dar un testimonio personal, que dé credibilidad a la acción pastoral. «Para llevar a cabo esto necesitamos hombres y mujeres de oración.» Como decía Juan Pablo II, «necesitamos personas que hablen a Dios para poder hablar de Dios». Para concluir su conferencia apuntó que hay que mirar el futuro con entusiasmo, buscando iniciativas concretas en este terreno.

El acto de inauguración se concluyó con una oración ante la capilla de San Pablo, presidida por el Sr. Arzobispo, mons. Jaume Pujol, y por el arzobispo José Octavio Ruiz, y con la bendición de las instalaciones del Seminario, en la primera fase de remodelación.